El Periódico - edición impresa

EN ESPAÑA
El retrato de Neré

• Fotografiado por primera vez un oso en el Pirineo aragonés
• El plantígrado, un macho de 6 años de origen esloveno, fue captado por unas cámaras automáticas

 

 
Foto pionera Neré se frota la espalda contra un árbol. Foto: EL PERIÓDICO
 
 

M. N.
HUESCA

El oso Neré se ha convertido en el primer plantígrado en libertad fotografiado en el Pirineo aragonés.
La instantánea de este joven macho, nacido en 1997 de padres eslovenos en el valle de Arán, de 1,93 metros de altura y 230 kilogramos de peso, aproximadamente, es fruto de más de un año de trabajos de una particular red de detección de la fauna del Gobierno aragonés, compuesta por cinco cámaras dotadas con infrarrojos y dispositivo automático, ubicadas en los valles de Hecho y Ansó.

Frotándose en un tronco

La imagen, tomada en el mes de junio, muestra a Neré frotándose contra el tronco de un abeto. La actividad de este ejemplar venía siguiéndose desde hace más de dos años, aunque fue en mayo cuando la red de seguimiento de la población osera (Red Oso Pardo) lo detectó en la parte aragonesa. Este equipo asegura tener indicios de la presencia del oso en la vertiente francesa fechas después de ser tomada esta fotografía.
En la actualidad, son dos los grupos de osos en el Pirineo, según el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación General de Aragón. El que se localiza en el Vall d'Aran y Pirineo central francés está compuesto por diez ejemplares, procedentes de la introducción de tres osos eslovenos en 1996. Estos realizan incursiones al parque natural de Posets-Maladeta.

Individuos autóctonos

El segundo núcleo se encuentra en los valles de Ansó, Hecho, Roncal y Pirineos occidentales franceses. Está constituido por cinco individuos autóctonos pirenaicos. A ellos se les une ahora Neré y Camille, el oso autóctono que habitualmente mantiene su centro de actividad entre el valle navarro de Roncal y los aragoneses de Ansó y Hecho.
La Red Oso Pardo está formada por agentes de protección de la naturaleza, vigilantes de la reserva de caza y un equipo contratado desde 1994 para el seguimiento de los osos y otras especies catalogadas. Su trabajo se coordina con el de los guardas franceses, la Organización Nacional de la Caza y naturalistas del Fondo de Intervención Ecopastoral.

Ataques a ganado

La prevención de los ataques al ganado doméstico y la participación en las labores de peritaje de los daños es una parte importante de su función, junto al estudio e identificación de cada ejemplar de oso.
Fuentes de la Diputación General de Aragón aseguran que, dada la exigua presencia de la población osera en Aragón --"habitualmente un solo ejemplar y de manera muy ocasional dos"-- el número de ataques es muy reducido, de seis a ocho al año.
Por ahora no existe un plan de recuperación del oso, aunque el Ejecutivo aragonés lo está estudiando.


Noticia publicada en la página 35 de la edición de Martes, 29 de julio de 2003 de El Periódico - edición impresa. Para ver la página completa, descargue el archivo en formato PDF